lunes, 1 de agosto de 2011

REFLEJOS, CARBÓN Y LADRILLOS

En una de esas veces que transportábamos carbón cerca del río para que los papás de los alumnos cocieran los ladrillos que hacían para el muro de la escuela. Me tocó ir a una de las colonias de Mbikou a buscar más carbón… mientras lo traían me fui a sentar a la sombra de un árbol…

El gran “cortejo” de niños (que me persiguió todo el camino hasta parar)… al ver que me alejaba de la camioneta se dispersó, quedando un pequeño grupo en la parte delantera. El tiempo pasaba y nada “cambiaba”… nadie se movía, ni ellos, ni yo... y el carbón llegaba. De reojo me veían, yo me hacía la dormida cubriéndome la cara con la gorra (que tiene unos agujeritos por donde podía espiarlos)… Al poco rato, un niño, sacudiéndo su inmovilidad y aburrimiento empezó a bailar frente a la camioneta…. y se paró en seco cuando se descubrió reflejado en la defensa… otra niña corrió para ver más de cerca el “fenómeno” y con ruidos de admiración fue llamando a los otros… poco a poco se acercaron más niños… y yo también para verlos divertirse con sus reflejos. Hicieron mil gestos y guiños… y uno con la emoción hasta pegó la lengua! Cuando me avisan que el carbón estaba cargado y listo para partir, una rapida despedida de todos levantando ambas manos y salí de ese rincón de Mbikou otra vez con el gran cortejo de niños, gritando detrás de la camioneta.

Al llegar al río, los papás continuaban ordenando y preparando los ladrillos para cocerlos… admiré su valor de hacer bromas con semejante trabajo y bajo un sol "terriblemente" esplendido.

Descargaron el carbón, me despidieron con más bromas… y volví a casa con el corazón todo "apretado", de no poder hacer "más"... pues bajo ese sol los "nasaras" nos "trastornamos"... yo con vértigos y ellos con sus risas!

En la noche, agradecí a Dios la espontaneidad de los niños, su capacidad de maravillarse y gozar, agradecí el arduo trabajo de los papás y de las CEB que hicieron 40 000 ladrillos… su aporte en la construcción del nuevo Chad que heredarán a sus hijos... me quedé con un sabor a ...m,m,m,.... no sé...yo creo que a eso sabe la esperanza.
Y de este bendito muro que protegerá a los niños y a la escuela... ya les contaré otro día!
Vive con admiración y gratitud cada día.
Bendiciones y hasta la próxima!

Paula

Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos