lunes, 15 de agosto de 2011

Cuando en LUNES es DOMINGO

Aunque conocía (en blanco y negro) a don Domingo Soler y me encanta el Sr. Placido Domingo… el nombre ‘Domingo’ me resultaba “raro” y sin embargo, aceptable y hasta elegante. Pero llamarse como los otros días de la semana… “impensable”… Salvo lo utilizado en alguna literatura de ficción como Robinson quien bautizo Viernes al aborigen que salvó, ya que ese día lo encontró. En el Chad… lo “impensable” es real… y es posible encontrar como nombre, el resto de la semana con sus días festivos religiosos y nacionales! Personas llamadas Domingo de Ramos, Martes de carnaval, día de la República, día del Congreso… y muuuchos Sábados ! No duden que por ahí deambula Miércoles de Ceniza y Jueves Santo!
&&&&&&&&&&

Pues les presento a Lunes (Lundi en francés)…una adolescentita que desde hace 3 años venimos acompañando. Llegó una tarde con su tía Raquel “bili bili” quien nos explicó que quería aprender a bordar…
Peeerdón… otro paréntesis para explicar algo: bili bili es el nombre de la cerveza tradicional que, como tantas otra mujeres, Raquel fabrica y vende… … se le agregó “espontáneamente” a su nombre para diferenciarla de nuestra Raquel, la cocinera del padre,… a quien podríamos llamar también “Raquel tomates”, pero sus 10 años de servicio le han ganado ese título que la distingue de Raquel “bili bili”... curiosamente cuando nos referimos a su familia decimos “Los bili bili”. Este asunto de los nombres!

Volvamos a Lundi, es la menor de 3 hijas y aunque tenga 14 años, es pequeña y tiene una jorobita que intenta disimular con una tela que baja desde su cabeza o que sujeta a su cuello. La malformación fue causada por el padrastro (ebrio y enojado) que la arrojó al suelo cuando era bebé y le dio varios puntapiés… Lundi sobrevivió a ese maltrato… pero quedó con cicatrices físicas y psicológicas. La mamá, separada desde entonces de ese “X”, se las arregla y subsiste con sus hijas gracias al pequeño comercio en el mercado del pueblo.

Lundi no puede trabajar en el campo, no resiste largas caminatas, ni estar mucho tiempo de pie, ni sentada,… y se incomoda cuando uno la toca. Tenemos una visita pendiente con el ortopedista para ver si con algunos ejercicios podrían disminuir sus molestias. Descubrimos que era muy inteligente, hábil, bien hecha y muy limpia para los trabajos manuales, así que Maritza la empezó a especializar en bordar pañuelos para que se ayudara con su venta.

No había ido a la escuela porque, según la mamá: no tenía dinero para enviarla, no serviría para nada, los niños se burlarían de ella y le quedaba lejos de su casa. Todo lo tenía en contra y según ella era “razonable”. La verdad es que los niños con “capacidades diferentes” no tienen muchas oportunidades en estas culturas...que su situación está ligadas a la creencia de un “castigo divino” o “maldicione”…

Lo que es “normal” será solo para los “normales”, si eres “diferente” física o psicológicamente... un pensamiento y una conducta colectiva (que tiene mucho de religioso y de miedo) te “anulará”, marginalizará y aislará… si es que sobrevives… porque también hay una cierta “selección de la especie”… entonces si no mueres, su comportamiento dira: -conténtate con que te demos de comer y ojalá puedas ser útil en algo-.

Pero seamos honestos que hasta en nuestra cultura occidental es difícil con todo el desarrollo logrado,... con todas las luchas y cambios a favor de su dignidad y diferencia!

Para Lundi era “normal” no ir a la escuela. Maritza la invitó a la escuelita parroquial. Y ella se arriesgó a aceptar. Se habló con los padres de los alumnos para explicar su caso y aunque presentaron resistencias (normales en sus creencias)… la niña entró a la escuela y ella misma con su trabajo de bordado se la pagó.

El primer día de clases fue difícil para Lundi, pues destacaba entre sus compañeritos de 7 y 8 años de primero de primaria… a los niños se les explicó su presencia y se les hicieron invitaciones al buen trato y respeto … en el momento de recreo no quiso salir de su clase… y TOOODOS iban a verla sentada en su rincón…no lloró… pero estaba aterrada.

Los días siguientes dejó de venir, Martiza la llamó para animarla, volver a explicar como sería su proceso y que les tuviera paciencia a sus compañeritos. A la semana siguiente ya estaba de vuelta en su rincón, se le pidió a la maestra que la nombrara como encargada del grupo en su ausencia y que la ocupara para repartir tareas o material… también empezó ayudar a los niños que tenían problemas para aprender… todos empezaron a respetarla y a quererla como una pequeña maestrita.

Poco a poco Lundi empezó a sentirse en casa y avanzó rápidamente, con una escritura impecable… al final del año tuvo el mejor promedio y se le dio un premio especial. Los niños de primero le aplaudieron mucho… Ya no se crispaba cuando alguien la tocaba incluso hasta sonreia.

Maritza propuso que se ayudara a Lundi en estas vacaciones, asi al empezar el año escolar pasaría a tercero de primaria.

Todo el mes de julio la niña llegó a las 7: 30 (y continua en este mes de agosto); Martha fue su maestra de segundo de primaria “exprés”; yo las escuchaba repetir, corregir, cuestionar, responder….momentos combinados de lectura, escritura, dictado, tablas y resolución de problemas… a veces me daba una vueltita cuando oía que Martha la dejaba haciendo una tarea y se “atoraba” en algo o la oía bostezar... le hacía una o dos preguntas, le daba su pan con leche y se despabilaba para estudiar otro rato.

A veces se ponía a cantar… sobre todo cuando bordaba, otras veces oía ruiditos extraños, descubrí que eran de asombro ante las imágenes de otros libros o cuentos que dejábamos por ahí y ella abría por iniciativa propia.

Maestra y alumna pusieron lo mejor! Y a “ojo” de la maestra, YA ESTÁ LISTA!

Sabemos que el hecho de “brincarse segundo año” va a sorprender a los niños y a sus papás y más de alguno va criticar y hacer “ruido”… son casos especiales que requieren “empujoncitos” Para que la persona se desarrolle y “dé el salto” al plus. Además, Lundi ya tiene pagada la escuela y su uniforme para el próximo año…con lo que ganó bordando los pañuelos que Maritza llevó a México. Refranes populares dicen: “El lunes ni te cases ni te embarques” o “El lunes ni las gallinas ponen”. Referencia a que es día de mal agüero, o que después del domingo, día de descanso y de fiesta, es terrible comenzar a trabajar…y las gallinas, como lo "mínimo" en la escala de lo razonable.

Para Lundi… fue un año de crecimiento, de adaptación, de trabajo, de aventurarse y con ello de fiesta y de gozo, … fue consciente de su avance en el terreno que otros le habían negado… y, si seguimos jugando con los nombres, un ejemplo para todo el pueblo y para los cristianos de lo que significa un verdadero “domingo” en Lunes ;)

FELICIDADES A LA MAESTRA!

MARTHA GRACIAS POR TU TIEMPO Y ENTREGA!

Hasta la próxima. Paula

Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos