miércoles, 20 de julio de 2011

LO COTIDIANO en la misión de Mbikou

Entrada a nuestra parroquia "Santa Familia" de Mbikou
Un saludo para todas las personas que nos acompañan en la misión del Chad con la lectura de este artîculo! Esta vez quiero contarles lo que es un día “ordinario” de nuestra vida en misión en este rincón chadiano de Mbikou en el que trabajamos Paula, Martha y yo, Maritza. Espero la disfruten como nosotros: ¡intensamente! __________________
Comienza preparándonos para ir a la misa de 5:30 a.m. …y la puntualidad de nuestro párroco suizo, Don Jean Luc Farine, que no perdona un segundo.Nuestro parroco Don Jean Luc Farine y uno de los catequistas "priatriarcas" de la parroquia: Papa Edouard
Comienza la Eucaristía en Ngambay con 10 feligreses… entre ellos el lector, el cantor y el traductor (ya que la homilía del francés debe traducirse en lengua local) y nosotras tres, entre ellos. Lo curioso es que los otros fieles son: el brujo del pueblo, el inspector de educación de la zona, las 2 abuelitas de siempre… y algún niño desvelado que se le pegó a la abuelita! Al terminar la misa pasamos a la capilla para rezar laudes con nuestro cura, este momento es significativo como equipo apostólico, continuamos en presencia de Dios para prolongar la Eucaristía en una lengua más cristiana (francés) y comenzar nuestra jornada de trabajo.
Haciendo rosarios misioneros con los niños
Terminamos laudes, un breve saludo a la salida de la capilla con Jean Luc, nos decimos rápidamente nuestros programas y salidas del día, algún comentario o preocupación y minutos después, ya en casa, una corre abrir la puerta, a quien le toca la cocina pone a calentar el agua para al café y la tercera que le toca la liturgia prepara las cosas para rezar el rosario y ayuda aponer la mesa. Cuando ya todo está en orden rezamos el rosario que ofrecemos de manera especial por los enfermos, familiares, vocaciones, congregación, bienhechores, misioneros, necesidades de nuestra diócesis y por la paz y la justicia en todo el mundo.
Nuestros pequeñines con sus banquitos
A mitad del rosario, comenzamos a ver llegar a los niños de la escuela que desfilan delante de nuestra casa, se asoman por la puerta para vernos rezar y se acomodan en su banquito (que transportan desde su casa en la cabeza) después llegan los maestros a recoger su material para comenzar muy puntuales su clase a las siete de la mañana, (material que dejamos listo desde la noche anterior… Paula prepara para pre-escolar, Martha para primero y yo para segundo y tercero de primaria).
Martha tomando la lectura a los niños Después del rosario, desayunamos café con pan y corremos para atender los pendientes de primera hora en la escuela. Una vez que todo está bajo control Paula continúa con su programa ya sea en la escuela, en la alfabetización o en la formación para maestros;Paula en una formaciôn para mujeres
Martha organiza con la cocinera del centro parroquial la jornada de trabajo si es que hay formación o algún encuentro, si no, va a Moundou para comprar los víveres necesarios para una o dos semanas, y por lo regular se acompaña con Paula que siempre tiene un discapacitado que llevar al centro de rehabilitación de esa ciudad.
Martha en la cocina del Centro Parroquial
Yo permanezco en la escuela visitando los grupos, vigilando que el atole de recreo esté a la hora, preparando material, poniendo al corriente la contabilidad de la escuela.

Maritza repartiendo el atole

Otras variaciones (según el programa de cada una): a veces Martha tiene que ir con los catequistas a los pueblitos para ver y evaluar a los catecúmenos, Paula llevar a Doba o Moundou a los discapacitados según sea el caso y yo en las benditas y laaargas reuniones de educación donde intentamos darle una orientación a las escuelas de la Diócesis.

En medio de estas actividades de la mañana, si nos toca la semana de cocina nos damos un tiempo para dar instrucciones al cocinero sobre el menú del día, que a veces con las indicaciones de tres grandes cocineras se confunde y nos da una cosa por otra, gracias a Dios aunque de aspecto raro…todo comible!

Nuestro supercocinero Sylvain

Por ejemplo, un día tenía que desmenuzar el pollo y licuar el tomate… pues licuo el pollo y le puso el tomate picado! Otro día cocer la carne y hacer arroz… pues nos hizo una “manacata” de arroz con carne…y así nos sorprende.

De los eventos “extraordinarios” que pueden “trastornar” la cotidianidad son las urgencias de trasladar algún enfermo al hospital que está a 25min. (generalmente son mujeres en trabajo de parto que envían las matronas, tal vez algún accidentado o pacientes del dispensario local cuando son casos que le rebasan)
Por lo general tratamos de desocuparnos entre 12:30 y 13:00 para comer y si alguna no ha llegado con paciencia nos esperamos para estar juntas y compartir la comida. Después de comer quien puede hace una pequeña siesta, necesaria para continuar a las 15:00 con las inquietas niñas scouts (Paula), los impredecibles kemkogui (acción católica de niños, atendidos por Martha) o los hijos de la parroquia: grupo de niños huérfanos de sida que atiendo yo.
Paula y las scouts
Martha y los Kemkoguis
Maritza y los niños del Proyecto SIDA
Con todos ellos según nuestras programaciones hacemos algo de formación humana y cristiana, trabajos manuales, regularización, juegos y danzas incansables.
Jôvenes en la Biblioteca Parroquial
La que no tenga compromiso con los niños o preparación con los maestros se va a ayudar a la Biblioteca con los jóvenes. Entre las 6:00 y 6:30 de la tarde terminamos con las actividades pastorales y después de un buen baño agradecemos la jornada con nuestra oración personal y las vísperas que terminan con la Salve Regina u otra alabanza a María. En la cena platicamos las anécdotas del día o si hay tiempo vemos una película o un reportaje (grabado por una amiga de suiza que nos manda en CD por correo) que nos informe y nos distraiga un poco de la cotidianidad.

Maritza preparando exâmenes

Antes de dormir trajinamos un poco por la casa para terminar los últimos pendientes del día siguiente y cada quien cae en los brazos de Morfeo a su debido tiempo. Anécdota:

Maritza en preparaciôn con los maestros

Los maestros de 2º de primaria preparaban conmigo la clase de educación física: Un juego de ronda que cada día de la semana progresaba en movimientos. Se tenían que hacer dos círculos concéntricos. Los niños pertenecen a tres equipos diferentes que se distinguen con bandas en la cabeza de los colores de la bandera chadiana (azul, amarillo y rojo). Los del círculo de adentro a la indicación del maestro tenían que salir corriendo entre las piernas de los niños del círculo de fuera, correr alrededor y regresar a su lugar, el color que llega primero gana. Al día siguiente observo la práctica desde lejos, veo con sorpresa que los corredores comienzan a chocar, me aproximo a ellos y les veo vendados los ojos. No sabía si enojarme con los maestros porque no habían comprendido la indicación en la preparación o reírme… me reí y expliqué de nuevo, los pequeños hicieron como yo indiqué, pero al final, ellos acostumbrados a la “mala vida”, dijeron que era más emocionante con los ojos vendados, golpeando a morir al que se le atraviese.

Para nuestra mentalidad es primordial la seguridad del niño, protegerlo y evitar accidentes escolares,… para los chadianos no es así, un maestro difícilmente mide consecuencias y menos si la autoridad escolar dijo que tenía que ser así. Pero claro si alguien hubiera sido afectado, las reclamaciones por parte de los papás se hubieran hecho presentes y la responsable es la hermana que enseñó el juego o la actividad. Son los “gajes de la misión”. Gracias por vivir con nosotros esta jornada. Dios bendice la tuya. Hasta la próxima Maritza

________________

Mil gracias Maritza por enviarnos este artîculo. Por aca te esperamos! Saludos a tu familia.

Mi granito de arena: Cuando descubrimos a Dios-Amor, inmerso en nuestra historia cotidiana, con mil rostros y mil voces diferentes, invitândonos a ser feliz haciendo felices a los demâs... no nos queda otra que maravillarnos y hacer de esta experiencia nuestra certeza de vida. PYC

Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos