domingo, 24 de octubre de 2010

NUESTRO JEFE

La extensión de la Parroquia de Maybombay abarca los territorios de tres “cantones” (municipios): Cantón Maybombay, Cantón Kara y Cantón Koutoutou. Cada uno con sus autoridades tradicionales (ancestrales) y políticas (coloniales).

Conocer y mantener relaciones de cordialidad con estas autoridades es indispensable para los procesos de evangelización, promoción humana, reconciliación y justicia. Sean católicos, animistas, protestantes o musulmanes.

El pasado 19 de septiembre 2010 a las 2h00 A.M., muere en N’Djamena, en el Hospital general de referencia, en el departamento de Cardiología NUESTRO JEFE del Canton Maybombay NGARINGUEM PADJALDONGAR… mejor conocido por nosotras (equipo misionero HPSSC) como JEREMIAS.

+NGARINGUEM significa: “La chefferie qui le revienne”, “ Ser Jefe es su herencia

+PADJALDONGAR significa: “Aquel que camina con el Jefe”

Fue una muerte que nos conmocionó, que creemos es justo compartir con ustedes y contarles un poco de quien fue “nuestro jefe”… aquí les dejo el testimonio que leyó Mary en su funeral.

Paula

Testimonio: Nuestro Jefe ha realizado su último viaje y estamos seguros de que se encuentra gozando la paz del Señor... su Señor. El nos ha dejado un testimonio de coherencia, de constancia, de reconciliación y de serenidad. La parroquia de Maybombay está muy agradecida con él, lo reconocemos como un gran Jefe de cara al Evangelio, pues con su vida manifestó su búsqueda y necesidad de Dios.

Lo recordaremos siempre, participando en la misa los domingos… presencia humilde, silenciosa, siguiendo las lecturas del día y sin poder acercarse a comulgar a causa de su situación familiar. Lolita, nuestra hermana, le regaló una Biblia y le enseñó a hacer una comunión espiritual. Siempre percibimos en nuestro Jefe actitudes y gestos que manifestaba su amor por Jesús.

Nuestro jefe siguió los pasos de su padre, el antiguo Jefe a quien conocimos por el testimonio de los primeros misioneros que pasaron por esta parroquia de Maybombay.

Cuentan las Misioneras Oblatas de Santa Teresa, congregación de origen francés, pioneras en la diócesis de Doba, que venían a Maybombay con las “guides” (las girls scouts) y que el Jefe se desplazaba para darles la bienvenida con un regalo y les aseguraba protección de todos los peligros. Era un amigo para ellas y para esta Iglesia que estaba naciendo. Fue El quien generosamente proporcionó el terreno donde se encuentran ahora la Iglesia, el dispensario, la escuela, las casas del sacerdote y religiosas, el centro de formación, un gran terreno de 12 hectáreas, regalo que no era, ni es muy común para los católicos en el Chad. Nuestro Jefe Jeremías continuó la obra de su padre, siempre estuvo cerca de nosotras, hizo una ampliación del terreno donado para el laboratorio… pero no solo valoramos este gesto de generosidad, sobre todo nos era muy significativa su presencia y su apoyo moral y efectivo en todos los acontecimientos que fortalecían la Iglesia.

Cuando el Jefe era joven, inicio el catecumenado, fue muy cercano y dinámico, responsable del coro y de la liturgia, era un líder…, quería bautizarse pero se lo impidió las exigencias de su cargo como JEFE… que tomó demasiado joven a la muerte de su Padre.

Todos aquellos misioneros que llegamos cuando él ya ejercía su cargo de JEFE de Cantón constatamos que Jeremías era un hombre humilde, respetuoso, reconciliador que amaba a Dios y amaba la vida.

Su manera de vivir nos habla de que Nuestro Jefe de cantón, acogió a Jesús en su corazón, que experimentó a un Dios cercano, un Dios que favorece el encuentro que nos pide amar como él nos ama.

El jefe nos acompañó siempre en las actividades parroquiales, estaba al pendiente de lo que se realizara y estaba listo para apoyarnos. Recuerdo en el 2008 en las reuniones de preparación para la peregrinación diocesana de jóvenes, nos propuso como punto de partida su casa, pues quería personalmente recibir y dar la bienvenida a todos los jóvenes… y así lo hizo!... preparó una bebida (de arroz con azúcar) para todos, éramos unas doscientas personas, nos recibió con alegría, amistad y amabilidad. Fue algo que impresionó a los jóvenes de toda la diócesis! Ese era Nuestro jefe!

Monseñor Michel Russo conoció a nuestro Jefe desde joven. En Mayo 2010 fue la última vez que se encontraron en el Foro de JUSTICIA Y PAZ, el Sr. Obispo me dijo: “verdaderamente en esta reunión de autoridades, tan importante para todos nosotros, el Jefe de Maybombay manifestó la actitud de un caballero y de un noble”… esto lo recordaré siempre!

Creemos que presentía que Dios lo llamaría pronto y se mantuvo sereno, en los momentos difíciles de su enfermedad, pedía a la comunidad y a los catequistas de reunirse en su casa para orar, cuando ya no podía participar en la Misa, enviaba a alguien para que le dijera al párroco: “Por favor padre, oren por mi”. Acogió la muerte, con confianza y esperanza se preparó para su cita con Dios.

El Jefe, soñaba en un cantón de paz, tenia sed de justicia,… a nosotros nos toca continuar y realizar los esfuerzos necesarios para que sea realidad.

Nosotros amamos a nuestro Jefe y debemos dejarlo partir en paz sin olvidar las bellas cosas, sus consejos y sobre todo su ejemplo.

Su presencia entre nosotros es ahora nueva y diferente, él ha entrado en la vida de Dios, en el reino eterno.

Jefe, descansa en paz!.

*******************************

El padre Alejandro Canales, sacerdote comboniano, conoció muy bien a nuestro Jefe pues acompañaba a la parroquia de Maybombay en los años 80, ahora se encuentra en España, le pedí que escribiera lo que recordaba de Jeremías NGARINGUEM pues eran amigos y les transcribo su testimonio.

“El Jefe Jeremías era un joven de la comunidad cristiana, catecúmeno en los años 79-83, joven casado con una cristiana. Se preparaba para recibir el bautismo desde hacía tres o cuatro años, cuando su padre ANDRE enfermó. Jeremías lo acompañó al hospiral de Goundi, atendido por los padres jesuitas a unos 100 km de Maybombay.

Cuando llegó el momento de los escrutinios (para el bautismo). Los responsables de la comunidad cristiana decidieron hacer esperar a Jeremías, pues sería el nuevo Jefe a la muerte de su padre. Ellos pensaban que tendría dificultades para vivir las exigencias de su bautismo.

Le aconsejé vivir su fe en el Evangelio y guardar su bautismo de “deseo”. -Es la fe que nos salva- le decía yo, y esto le consolaba. Le expliqué que él era un miembro de la Iglesia y que lo sería siempre. Como sacerdote joven entonces, me daba el tiempo para conversar con los jefes; ellos eran hijos de Dios que sobrellevaban grandes dificultades.

Jeremías era miembro de la OUC, un movimiento que comenzaba en el cantón Maybombay, tenía la preocupación y el pretensión de organizar a los jóvenes, de ayudarles a profundizar en el Evangelio y buscar el desarrollo de su pueblo: Les scouts, la JAC (“Jóvenes agricultores cristianos) eran los movimientos de su estilo y orientación;

Jeremías tenía le inquietud por aprender y luchaba contra la pobreza. Tenía una preocupación social por la gente, pensaba en la Escuela, en el Desarrollo, a través de los movimientos, del medio rural, etc.

Todas las veces que nos encontramos me agradeció mucho los consejos y las reflexiones sobre el ejercicio de la autoridad y la vivencia del Evangelio.

La eucaristía del día 22 de septiembre es a su intención, pidiendo al Señor la misericordia y la paz. Descansa en paz.”

Alejandro Canales, SCCJ.

+++++++++++++++++++++++++++++ El día del entierro del Jefe, el 23 de octubre, había más de diez mil personas, nunca había visto que alguien hiciera desplazar tanta gente. Lo acompañaron dos Obispos Monseñor Edmond Djitangar, Obispo de Sarh, originario de esta zona y amigo del Jefe, el Obispo de Moundou Joachim Kouraleyo y cuatro sacerdotes, había autoridades de N’Djamena y representantes de muchas comunidades, muchos jefes de otros cantones y los jefes de los musulmanes. Fue un día muy emotivo para todos.

La gente con profundo respeto y orden mostró su amor y dolor en el funeral (el signo de levantar los brazos y colocar las manos sobre la cabeza). Los musulmanes elegantísimos en sus caballos adornados fueron a buscarle a mitad del camino Doba-Maybombay y delante del féretro hicieron danzas preciosas. Más de 200 motociclistas venían escoltando el vehículo que lo transportaba y el coro de la Iglesia que lo acompañó con cantos y danzas de una manera maravillosa.. Nosotras permanecimos con la familia en Maybombay para recibirlo.

El nuevo Jefe de Canton Maybombay es de la Iglesia Evangélica, tiene 22 años, casado y con dos hijos, se llama BELEM Basile, es uno los hijos mayores del Jefe, el que siempre lo acompañaba y sabemos que lo preparo según sus principios y valores. Tenemos la certeza de que Dios lo ayudará con la sabiduría que le concedió a su padre y abuelo.

Mary Ortiz, hpssc
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos