miércoles, 30 de junio de 2010

"LA ODISEA" DE SERGIO, EL CHOFER

Sergio es el más pequeño de la escuela, mide entre 60 y 70 cm, orgullosamente dice tener 6 años... cuando lo ví por primera vez, me llenó de ternura... no solo por ser pequeñito,... eran claros los signos de desnutrición, cabello rojizo, piel ceniza, vientre abultado, etc... me encantó por su ingenio y carita de pícaro.
Unos horribles zapatos de segunda le compró su papá para la escuela (dos tallas mas grandes, creo yo) ... imagino que los papás compran así para que "duren"... aunque no duraron porque al poco tiempo ya traía sandalias... lo cierto es que dificultaban su andar,... a leguas se veía que el niño estaba incomodo. Así que siempre se los quitaba y descalzo corria y brincaba feliz por toda la escuela, hasta la salida... cuando se los ponía y de nuevo "soportaba" el tormento de regreso a casa.
Nuestro Sergio es inconfundible, a todos cae bien y él se siente querido y protegido por todos. A veces lo encontraba en el salon de clase acostado sobre una vieja caja de batería, que últimamente usaba de banco. Yo pensaba que debía repetir pre-escolar para madurar... pero su maestra me mostró que estaba listo para primaria.

Descubrirse en el espejo fue una de sus grandes experiencias... En el Chad no es común que haya espejos en las casas y no dejan que los niños se vean en ellos... en parte por una "creencia" que ya nadie cree.., pero que quedó inscrita como un comportamiento "normal" hacia los niños.. así, ahora solo se dice que no se permite a los niños verse en un espejo porque luego no duermen... (cuando la creencia era, que su alma quedaba cautiva en el espejo). El espejo fue parte de la dinámica de "conocerse, identificarse y conocer su cuerpo" y lo coloqué en la entrada del hangar donde todos debían verse, reconocer y nombrar las partes de su cara y cuerpo.

Sergio aprovechaba los recreos para volver al salon vacío y mirarse en el espejo detenidamente, sin que nadie lo molestara, se veía dientes, lengua, pestañas... todo se tocaba y lo hacía con tal esmero...como queriendo ver más adentro de él.

En los últimos días de clase, pedimos a los niños de pre-escolar que dibujaran lo que querían ser de grandes... con círculos, cuadros, rayas delinearon su futuro... hubo de todo, según su medio y lo que alcanzan a ver: costureros, maestros, carniceros, vendedores, motociclistas, ama de casa... me divertí de lo lindo con las explicaciones de los dibujos "cubistas".

Nuestro Sergio quería ser CHOFER ...

En ese momento comprendí lo sucedido días antes, cuando lo encontré en la puerta, sentado en su banquito, como esperando algo o alguien... al verme, le daba golpecitos al carro con su mano y decía de cosas que no entendía, imaginé que quería subir... así que abrí la puerta del carro y lo invité...

Ni tardo ni perezoso, el chiquito acercó su banquito a la puerta y logró posicionarse en el asiento del copiloto. Durante le trayecto (5 min.) no decía nada, abría los ojos y mostraba los dientes!

Terminó el paseo en la puerta de nuestra casa, para bajarse hizo un "despliegue de tácticas de descenso" y pisó tierra sano y salvo... lo rodearon sus compañeritos felicitándolo como si hubiera "llegado de un gran viaje"... que para él, lo fue.

Le pedí que posara para estas fotos y le expliqué que lo iba a conocer mucha gente "nazara" = extranjera... sonrió y asintió..., cuando terminamos, tomó su banquito sobre su cabeza, me dió la mano con solemnidad y se marchó...mientras se alejaba, yo pensaba en los sueños del chiquito y las dificultades del medio... las posibilidades para llegar a cumplir sus aspiraciones son mínimas... pero las hay!... la primera condición es que sobreviva... por el medio tan insalubre tendrá aún que sortear un sinnumero de enfermedades..., la segunda es que avance en la escuela.... y asi hay muchas otras, que dependen de muchos otros factores... parte de nuestra misión es ayudarlos a crecer y a fortalecerlos para que trabajen por alcanzar sus sueños. ...quiero creer que de aquí a unos años el país será mejor, habrá más escuelas, calidad en la educación, más oportunidades de estudio y de trabajo, más salud y medios para curarse, ... quiero creer que la vida será más digna, bondadosa y próspera para nuestros niños de hoy. Para lograrlo se necesitan corazones que se conviertan y manos comprometidas que transformen su realidad.

En el Chad, pareciera como si la gente no quisiera avanzar, desarrollarse, mejorar su calidad de vida... es cuestion de tiempo... quiero creer y seguiré creyendo, aunque no me toque ver... mucho de este cambio.

...si me atreviera a hacer una metáfora de este avance, podría decir que el Chad camina con pequeños pasos...., pesados y dolorosos como los de nuestro Sergio.... con sus zapatos de segunda.
Hasta la próxima! Paula Y.C.
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos