martes, 26 de mayo de 2009

VOLVERE A VER TUS OJOS Y TU VERAS LOS MIOS

Ayer llevé a Awa con sus padres al centro donde será operada, … permítanme contarles lo que pasó la víspera,…
De izq. a der.: Issa, su hermano, su hijo, el primo que "come con los blancos",
servidora, mama Awa y detras Hilario el traductor
Issa, papá de Awa, se presentó con su esposa, su hijo mayor, su hermano y un primo que “ha comido con los nazaras* (blancos)(traducción literal que describe a quien conoce la “ciudad” y que por lo tanto tiene “experiencia y autoridad”)…. Recordemos que Issa es un Mbororo*( grupo NOMADA que se dedica a la cría de ganado vacuno y bovino, que se desplazan continuamente para buscar pastizales y agua). Son varios periodos de desplazamientos y hay corredores de trashumancia trazados por las autoridades para evitar los conflictos entre agricultores y nómadas… en estos desplazamientos no falta el ganado que ingresa en los sembradíos, devastando los cultivos y entonces los problemas.
Issa me había dicho que una vez su hija estuviese en el centro, con el resto de su familia llevarían sus ganados a otra región del país para no tener problemas con los agricultores en esta época de lluvias…
Pensé que era la comitiva para despedir a Awa… pero en realidad venían a presentarme un problema: se sentaron según su costumbre en semicírculo y llamaron a la mamá de Awa para que me escuchara, se sentó en medio pero a distancia de los hombres. Ayudados por un traductor se resolvió el problema… en resumen: La mamá quería estar con Awa en su operación y recuperación de 3 meses, pero también quería ayudar a su hija mayor en su primer parto dentro de 2 meses ya que es matrona… después de una hora de “ires y venires” en “fulfulbe” , árabe y francés la señora aceptó quedarse con la pequeña y confiar que la familia buscaría la ayuda necesaria para el parto de su hija mayor. Admiré a la mamá, comprendía su preocupación y el dolor de ese noble deseo de querer asistir a sus dos hijas y tener que elegir… le puse la mano en el hombro para hacerle sentir mi solidaridad… creo que ella lo entendió… me sonrió y dijo con tono de mamâ: Shukura: gracias. Llegamos al centro, se instalaron en su cuarto y los dejé descansando a la sombra de un árbol mientras arreglaba otros asuntos. Cuando terminé los “entenderes”, busqué a mi Mbororo para regresar a Mbikou, vi a Issa con cara de “perdóneme otra vez pero….”, con la ayuda de una enfermera que hizo la traducción, me comunicó su decisión de quedarse los 3 meses para ayudar con la niña, ya que la mamá temía no poder hacerlo sola… las explicaciones fueron inútiles, estaba decidido… Me desconcertó pero me dio gusto y comenté con la enfermera: -no creo que aguante 3 meses aquí, es un nómada- no había pendiente de que se quedaran en el centro, la asistencia estaba garantizada… solo que ambos papás estaban asustados, era la primera vez que enfrentaban algo así.
Me dijo que le avisaría a su familia ya que su primo que “ha comido con los nazaras” tenia teléfono y que estaba a un día de camino para unirse con los suyos… aunque no lo crean algunos nómadas ya usan celulares! Regresé a Mbikou contenta por Awa que se quedaba con sus padres y a la vez admirando a Issa por su decisión de dejar al grupo.
Un mes antes visité su ferik* (*colonia de los mbororos) una ruta terrible de pantanos secos y grandes pastizales, encontré tres grupos de abundante ganado pastoreado por sus hijos… Issa es propietario de más de doscientas cabezas de ganado y es el jefe de ferik, además de marabout* (curandero).
Por la tarde comenté a las hermanas y a los padres mi admiración por Issa, en burla dijeron que yo estaba más preocupada por su grupo y su ganado...En fin, a ver cuanto “resiste”, dijimos, un poco de vacaciones “sedentarias” le van bien.
Y hoy, hace unas horas llegó Issa con un traductor a mi puerta… me sorprendió verlo tan pronto y armado de arco y flechas, apoyándose en un bastón… como acostumbran a ponerse en marcha los mbororos…, lo vi agitado y preocupado, dijo que el primo le avisó que su ferik tuvo problemas con unos asaltantes de ganado y que se había desatado una guerra…que era urgente su presencia. Así que en lugar de irse inmediatamente con los suyos, regresó para avisarme y para encargarme su familia, que si algo necesitaba su hija y esposa se los diera y a su regreso me pagaría todo.
Me estremeció el gesto de este sencillo hombre musulmán de rutas y de campos… le dije: “Vete sin pendiente, yo veré por tu familia y que Alá te proteja… pero regresa vivo, aunque no me pagues”… el sonrió un poco y me dijo en su dialecto, con un tono grave de seguridad y confianza: “Alá nos protege! Volveré en dos semanas a ver tus ojos y tu verás los míos!”
Sin más palabras, me dio la mano y se puso en camino… con paso rápido, como si quisiera volar, anhelando llegar para proteger a sus amores. Las lecciones de esta experiencia: “Ve donde el corazón te lleve” y “quien se deja “domesticar” corre el riesgo de llorar”…
Con la seguridad de que Alá protege a Issa y a todos los "Issa" del mundo que como él, se entregan a su familia....
Paula
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos