jueves, 23 de octubre de 2008

EL BAUTISMO CHADIANO

Se oye como si fuera un “rito” por el que pasan los que llegan al Chad … los misioneros somos llamados en esta parte del mundo “les expatrié”, los que estamos fuera de la patria…y nosotros llamamos “BAUTISMO CHADIANO” a la primera vez que se padece el PALUDISMO con todos sus dolorosos síntomas… El paludismo es una enfermedad provocada por un parasito que se desarrolla y multiplica en la sangre, destruye los glóbulos rojos y se expande rápidamente. Lo transmite la hembra del mosquito llamado Anôpheles o Falsîfaro… vive en los lugares oscuros y húmedos, pica al declinar el día, pone sus huevecillos en los charcos o pantanos. Es una de las grandes causas de mortalidad en África ya que cada año mueren más de un millón de personas, en su mayoría niños menores de 5 años, es una enfermedad difícil de combatir porque no se pueden eliminar los moscos y el parasito es cada vez más resistente a los tratamientos. El paludismo se caracteriza por fiebres altas, arriba de los 38° con escalofríos y sudores intensos que se repiten dos o tres veces al día, acompañado de vómitos y dolor de vientre sobretodo en los niños; en los adultos: dolores de cabeza, de espalda, fatiga, diarrea entre otros… Después del primer paludismo, el organismo queda expuesto a un sin numero de repeticiones que según ciertos factores pueden ser más o menos agudos, o pueden complicarse con otros padecimientos. Entre los misioneros nos hemos dado cuenta que el paludismo es una enfermedad oportunista, porque aunque no sea el tiempo de lluvias, suele atacar cuando se pasa por periodo extenuante y estresante de actividad sin tomar el debido descanso, cuando se pasa por una depresión emocional o fisica y también es asociado a la mala alimentación. Antes de darnos la visa para viajar y trabajar en el Chad nos piden protegernos con varias vacunas: Fiebre amarilla, Meningitis, Hepatitis A y B, Tifoidea, etc….pero no hay ninguna vacuna hasta ahora contra el Paludismo…desgraciadamente! Además de los mosquiteros, repelentes y medidas higiénicas para evitar los lugares de reproducción del mosquito, existen tratamientos preventivos que se recomienda comenzar antes de llegar a estas zonas endémicas y se pueden extender por el tiempo que se permanezca, pero esto no garantiza que estés salvado de contraerlo. Por otra parte los tratamientos preventivos a largo plazo tienen consecuencias sobre tu organismo: disminución de la vista, del oído, del funcionamiento renal y hepático entre otros. Los tratamientos curativos son diversos, el más fuerte (y al que los chadianos y misioneros le “tememos” por sus efectos secundarios) es la QUININA… pero ciertamente es MILAGROSA! Ya que en menos de 4 horas experimentas sus beneficios, aunque algunos se dan entre el vértigo y la sordera, otros nauseas y fatiga, pero eso si, en 24 horas, si se descansa debidamente, el organismo responde positivamente y puede poco a poco incorporarse a su rutina. *Cuando regresé a México se necesitó una transfusión sanguínea para mi mamá… me dio tristeza no poder dársela, ya que se necesitan dos años fuera de la zona endémica para que tu sangre esté totalmente sana de paludismo y no lo transmitas. Para el misionero no es suficiente prepararse con estudios, aprender idiomas, culturas, pagar visa y avión… es necesario también “pagar” con tu vida (salud) el precio de trabajar en estas “soñadas” tierras africanas.
Cuando un misionero “expatrié” se enferma de paludismo todos le dicen: BIENVENIDO AL CHAD, BIENVENIDO AL AFRICA! Maritza, Ceci y *Paula.
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos