miércoles, 17 de septiembre de 2008

DIOS HA HECHO REALIDAD MI SUEÑO: AFRICA

Hola, mi nombre es Ceci y soy religiosa de la congregación Hermanas de los Pobres Siervas del Sagrado Corazón, lleguê al Chad el 31 de mayo, N’Djamena, la capital nos esperaraba con un calor a mâs de 40', comparto la misiôn con dos hermanas en la Parroquia de Maybombay, Diôcesis de Doba; mi deseo habîa sido venir al África para servir y acompañar a las comunidades, Dios ha hecho realidad mi sueño y por eso le doy infinitas gracias.

Quiero compartirles un poco de lo que he vivido en este tiempo: me ha impresionado ver a las comunidades que se reúnen cada domingo para celebrar la liturgia guiados por sus catequistas, la participación de la gente es increíble, sus cantos y danzas, los niños están siempre al lado de sus mamâs, algunos me tiene aun miedo, pero de lejos me sonríen y me gritan “nazara” que significa extranjero, blanco. Cuando me acerco corren, lloran, los mâs grandecitos se acercan sin problema, les encanta jugar, lâstima que por ahora sôlo puedo ensenarles con gestos pues no entienden el francés, algunos traducen lo poco que entienden y les resulta divertido. Otra cosa que me ha impresionado es la cantidad de niños que mueren a causa del paludismo, cuando los papâs los traen a la clínica y se les indica que por su estado anêmico y de paludismo grave deben llevarlos al hospital que se encuentra a 28 km o a otro que se encuentra a 70km, algunos prefieren llevarlos a casa para que mueran. Por eso ellos dicen que tienen muchos hijos ya que son pocos los que sobreviven, curiosamente y por ignorancia gastan mâs en la muerte ya que dedican tres días para los hombres y cuatro para las mujeres, jornadas de recibir condolencias, comer, dormir estar juntos como familia y como comunidad es parte de su cultura, escucho decir que si un niño pasa los 5 anos de vida ya “la hicieron”. Tambien me duele ver la condicion de la mujer, quien sufre mucho y trabaja todo el DIA. En este tiempo de lluvias los caminos se inundan terriblemente, no podemos salir a los pueblos, el trabajo pastoral se detiene y con tiempo se compra todo lo que se va ocupar durante 3 meses a riesgo de no poder salir de la mision y si se necesita salir entonces las camionetas se transforman en verdaderas lanchas para pasar el agua, nosotras mâs o menos recorremos 24 kilómetros por agua, es impresionante, gracias a Dios las camionetas son de disel, aca se le llama gazoil, por eso no se apagan y puede uno “sumergirse” con “cierta confianza”, bromeando alguien viendo tanta agua dijo: -como en el diluvio!-. Las noches son espectaculares, si no estâ nublado se pueden observar las estrellas fugases y muchas muchas estrellas, es hermoso. La comunicación por internet estuvo suspendida hasta ahora, problemas de impuestos con el gobierno, le quitaron al obispado els modem, aqui venimos los misioneros para recibir nuestros mails y comunicarnos al exterior. Se puede utilisar el celular para comunicarnos con los demás misioneros y al extranjero, pero tienes que esperar a que haya señal, en Maybombay es mas fácil de noche y casi casi hay que subirse a un árbol, es divertido aunque los moscos aprovechan para darse un banquete. Por ahora convivo y aprendo a lado de mis hermanos y hermanas, en noviembre inicio un curso de introducción a la cultura con todos los nuevos misioneros de diferentes diocesis, dura 3 meses, ademas de la cultura nos enseñaran la lengua local, el Ngambay. Conozco pocas palabras, es bonito. Me encomiendo a sus oraciones y les recuerdo que los tengo siempre presente en las mías, yo siento la fuerza de sus oraciones y las agradezco de todo corazón, cuídense y aprovechen todas las oportunidades que Dios les regala para ser felices ya que para eso hemos sido creados.

Con cariño su Hna. Cecilia Zamudio, HPSSC.

Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos