domingo, 1 de agosto de 2010

EL REGALO DE DESCUBRIRME EN TUS OJOS NIÑA MBORORO

Camino hacia una reunión, me crucé por la ruta con 4 niñas “Mbororo”. Con el nombre: MBORORO se designan a los nómadas propietarios de ganados. Llegan a nuestra zona “sudista” (sur), del norte del Chad, Camerûn, Nigeria, Niger, Sudán... de orígenes diversos.
Buscan agua y pastizales para sus animales. Sus lenguas aunque diversas...en su mayoría utilizan el árabe para comerciar. Algunos grupos son musulmanes, otros continuan con sus religiones tradicionales y ancestrales. Para los misioneros, el mundo de los mbororo, nos resulta “misterioso”: caminan kilómetros en caravanas con sus familias, armados de flechas, de lanzas, protegidos por sus “marabouts” (“hombres mágicos”, curanderos) y sus fetiches, cruzando desiertos, atravesando países, y buscando la preciada agua con sus ganados, muchas veces devastando los campos de sorgo y arroz de nuestros sedentarios ngambay. Así pasan sus vidas, asî “sobreviven”: desplazándose, haciendo guerras y “cohabitando”. No quise desaprovechar la oportunidad para fotografiar esas bellas caritas bronceadas al calor de tantos soles; así que bajé del carro y a señas, mostrando la cámara, les pedí autorización. Espontaneamente se quitaron las telas que cubrían sus trenzados y negros cabellos... una pequeña quedó voluntariamente rezagada detrás de la mayor. Hice fotos de grupo e individuales, ... la chiquitina seguía oculta y yo respeté su deseo. Después de la que pensé sería la última toma... para mi sorpresa, la pequeña mbororo salió de su escondite y se puso frente a mi!,... En 'cunclillas' capturê rápidamente su imagen... me recorrió una emoción al descubrir por la pequeña pantalla digital unos maravillosos ojos que habían visto a su corta edad, no sé cuantas cosas! Misma sensación que tuve hace tiempo, cuando me crucé con una gacela que me miró curiosa y temerosa con sus hermosos y almendrados ojos... (imagen que guardo en mi corazón);.. son breves instantes en los que el tiempo se detiene y desaparecen fronteras... entre lo “salvaje” y lo “domesticado”... y un aire de libertad y de pureza te envuelve y te llena de gozo. Signos... invitaciones tal vez? Me sentí feliz con mi última foto, agradecí el honor permitido con una caricia en sus cabezas y volví al carro a buscar “mi reunión”. De regreso en casa, vaciando las fotos en la computadora.... me detuve en la foto de mi chiquitina mbororo, comencé a hacer acercamientos para ver más detalles... me impactó la belleza de sus delicados rasgos, la inocencia que refleja y contrasta con su ruda vida... y, buscando en sus ojos ese “instante de eternidad” que me cautivó,.... descubrí con sorpresa que ella también me había “fotografiado”! En sus ojos descubría mi imagen en cunclillas!
Qué regalo me hiciste pequeña mbororo! Sonreí recordando el misterio de los ojos de la morenita de Guadalupe, que captura la imagen arrodillada de su humilde Juan Diego.
Si me permiten la reflexión: Recordé esos encuentros con personas (familia, amigos) que amándote te “miran”, sin filtros, sin etiquetas, sin prejuicios. Te miran en tu verdad más profunda,... se opera entonces el milagro de “descubrirte” a tí mismo en sus “ojos” y en su corazón. Benditos ojos en los que puedes “reflejarte” sin distorsiones. Ojos limpios que te brindan la oportunidad de tocar tus abismos sin miedo,... profundidades donde descubres la silenciosa Presencia que te habita y que no eres tú sino ese OTRO que te AMA y da razón a tu existir. “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”, El que disuelve fronteras y con amorosa iniciativa, se revela en humildes detalles. Paula =)
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos