martes, 27 de abril de 2010

VUELTAS

Hace tres años comenzó en Mbikou la escuela parroquial… resultado del deseo de los papás que buscaban una educación diferente para sus hijos. Durante un año reflexionaron, con ayuda de los sacerdotes y de las hermanas, midiendo fuerzas y posibilidades. Ni los sacerdotes, ni las religiosas queríamos que esta escuela se abriera, veíamos que aun faltaban elementos y les pedíamos otro año de reflexión… sin embargo 60 chiquitines se inscribieron y 2 jóvenes mamás aparecieron dispuestas a convertirse en sus maestras. Martha estuvo acompañando y enseñando a las maestras… así inició el kínder (pre-cp en el sistema francés). Al siguiente año, otros 60 niños se inscribieron y Maritza se hizo cargo de los chiquitos, mientras Martha avanzaba a CP1 o primer año de primaria… Y este año fue mi turno de colaborar en la escuela con 44 chiquitines en el kinder. Nuestra opción es formar y acompañar a los maestros en la práctica continua. Los apoyamos programando con ellos, elaborando material didâctico y aplicando técnicas que mejoren el aprendizaje... Mucho me ayudô el camino hecho por Martha y Maritza los años anteriores,... debía seguir avanzando y afinando el programa. No tenía experiencia de trabajo escolar con peques de 5 años… busque y "devoré" todo lo que encontré referente a esa etapa,… gracias a Dios no faltaron ni libros, ni sitios de internet ni personas que me aconsejaron para ir ajustando el programa de contenidos y actividades de pre-cp a la realidad chadiana y a sus necesidades. Nuestros niños tienen que vencer muchos obstâculos para "rendir" en la escuela: el calor asfixiante, la desnutriciôn, el hambre, la falta de apoyo y de seguimento familiar... pero estan felices en la escuela: es un espacio de color y de atenciôn que los "libera" y les hace experimentar lo valiosos que son. Todo lo celebran, todo les sorprende, todo lo disfrutan! Hemos crecido juntos y agradezco a Dios este bello regalo de trabajar con los chiquitines.
Ya toca a la puerta el fin de cursos… uno de los últimos temas son los medios de transporte y los viajes… se me ocurrió que además de dibujar, pintar, recortar y pegar una bicicleta o un carro, los chiquitines “experimentaran” la emoción de viajar y … porque no, de soñar!.Llegado el día, les llevé carritos de juguete (que regalaron unos niños de Suiza) para que hicieran todos los “run runes” posibles (nuestros niños no tienen juguetes, si quieren un carrito lo hacen de lodo o arrastran una rama de árbol haciendo “run run”… por imaginación no paran!)y mientras estaba el “jolgorio” con los carritos, llevé una bicicleta para que se subieran por turnos… sabía que me iba tocar pasearlos… pensé –con una o dos vueltas basta- pero que creen?… imposible detenerme ante la cara de emoción del niño,… IMPOSIBLE! Fueron 4 vueltas por alumno alrededor del hangar de paja y… ay! de mi espalda cuando aun no llegaba a la mitad de los 44 niños! Se subían solos,… yo detenía la bici, para que experimentaran “la aventura” de colocarse en el asiento y tomar los manubrios… los piecitos no tocaban los pedales, aunque se pusieran de puntitas! así que los recogían sobre el triangulo central. No faltó quien calculó mal sus fuerzas y de tanto “impulso” cayó al otro lado de la bicicleta besando tierra!… la adrenalina era tanta, que no les dejaba distraerse (llorando o quejandose) del “gran momento”… así que se sacudían con firmeza y ...a intentarlo de nuevo… son bravos! Imagínense la carita del chiquitín con el aire que le rosaba su cara y sintiendo la “poca velocidad” que alcanzaba cuando impulsaba la bici!… estaba más que pagada con toda su alegría. Muchos “me suplicaron” una segunda ronda!… Como no sabía decirles en ngambay que ya no podía porque me dolía la espalda… dejaba escapar un "lamento" delante de ellos tocando mi espalda, para que me entendieran… ellos, pensando que era “teatro” se reían de mi y colocaban sus manitas en mi espalda para confortarme… Ya no hubo mas vueltas ese dia pero lo contento ni quien nos lo quite!... aunque si tomé después unos diclofenac. Al segundo día fue el viaje en carro… acomodé una alfombra de plástico en la caja de la camioneta doble cabina… cupieron 14 enanos atrás junto con una maestra para cuidar que permanecieran sentaditos… y dentro de la cabina otros 8… ÉXITO TOTAL! El paseo duró lo mismo que las “tazas locas” (juegos mecanicos) de las ferias,… con 2 velocidades y un final de reversa… QUE TAL? Aplausos de emoción escaparon de sus chiquitas manos.Para despedirlos les enseñé una versión reducida de “Uhuhuhuh vamos en el tren!” y se fueron como culebritas cante y cante a sus hangares de paja. Sugerí a las maestras, para la próxima semana, dar vueltas de “avioncito”… ellas me miraron asustadas diciendo –y va venir a ayudarnos?- Todo fuera como tomar a un pequeñin y dar vueltas para cambiar su mundo y hacerlo a soñar!
Ahí estaremos (con otros 2 diclofenac, claro) para hacer el formidable avioncito! A veces es tan poquito lo que hay que poner de nuestra parte para hacer felices a los que nos rodean!
Paula
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos