martes, 29 de septiembre de 2009

MISION: CAMPAMENTO-ESCUELA

Hilario, nuestro maestro y los 40 niños del Camp-Escuela
Con Maritza nos pasamos soñando-organizando 2 meses (con « agradables interrupciones ») el Campamento de verano para los niños del Proyecto “ORPHELINS-ENFANTS-VULNERABLES”, traducción: “Niños huérfanos vulnerables”… no sé quien de los de “Lucha contra el SIDA” tuvo la “brillante idea” de llamar así esta parte del proyecto que se ocupa de los niños que perdieron a sus padres a causa del sida... para nosotras son “nuestros niños”.
Comenzando la bolsa-mochila
Digo con “agradables interrupciones” porque tuvimos la oportunidad de participar en formaciones, ejercicios esp. y otras correrías (arreglos de casa, preparación de material y las enfermedades que no faltan… el paludismo no nos dio vacaciones... pero esto no es nada agradable... se los aseguro!).
Lista para el concurso de trenzas!
Nos sentábamos en ratitos (casi siempre durante las comidas) y empezábamos a dar ideas para el campamento… diciendo: “hay que escribir, porque luego se nos olvida” y claro… no escribíamos nada! Pero… Ah! Cómo “soñábamos” esa semana! (en broma decíamos: con ganas de que ya hubiera pasado!) Faltando 15 días salió el “anhelado programa y la organización”. Entre nuestros hermanos laicos comprometidos, encontramos la maravillosa mamá cocinera, nuestro maestro “estrella” (que fue como un hermano mayor) y nuestros fenomenales....
Maritza con Opportan, el papa voluntario que hace el seguimiento a los niños del proyecto
Papás y abuelos que venían en momentos determinados a dirigir la oración o un hacer un “TA PER NDAL” … las fogatas educativas donde padres y abuelos prodigan consejos y transmiten la sabiduría de los ancestros.
Participaron 40 niños de 7 a 16 años… fue toda una AVENTURA!
Porque reunirse, convivir y trabajar niños de ambos sexos, diferentes edades y religiones, en esta cultura (y yo creo que en casi todas las culturas)... implica romper esquemas y abrirse en confianza y amistad!… así que poco a poco fueron venciendo sus miedos, creencias, … confiaron, avanzaron y descubrieron la alegría que da convivir y trabajar unidos. Todas las mañanas empezábamos con la oración, después una hora de trabajo divididos por equipos: sacar agua del pozo (de 25 metros de profundo! Era llenar cubetas y depósitos…, aproximadamente 200 lts.) que se utilizaban para las comidas y beber, mientras otro equipo limpiaba los baños, pasillos y dormitorios, otros cortaban la hierba, otro recogían con carretillas lo cortado y otro se encargaba de lavar la loza y mantener limpio el comedor... a todos les tocó hacer de todo… así que ni quien se escapara… y nosotras ya con un equipo, ya con otro, un poco dirigiendo, un poco vigilando, un poco animando y sobre todo para conocerlos mejor. El reglamento era sencillo y apuntaba a que todos la pasáramos bien, el respeto y a que aprendiéramos juntos.

Después del trabajo seguía el desayuno… (una mega taza) de atole de sorgo, o arroz o de otros cereales con cacahuate… ESTABAN FELICES, pues en esta época del año, en sus casas comen una sola vez al día. Seguían las clases de lenguaje y matemáticas…la mayoría de estos niños han reprobado una o dos veces en algún grado de la escuela… la causa no es solo porque la ausencia de sus padres, falta de apoyo familia, “falta de inteligencia”… el sistema de la escuela no “enseña” bien… faltan buenos maestros y buenas metodologías. Pero bueno, esto será tema de otro momento.
A medio día el baño y lavar la ropa… DIOS MIO! era una algarabía alrededor del pozo… hasta la hora de la comida… como hay un río cerca, en este tiempo de lluvias se vuelve abundante y les tocó casi siempre comer pescado fresco! Después la merecida siesta y a las 3 continuábamos con la tarea de la escuela…. luego una actividad manual que les encantó: hacer la mochila para la escuela!
Con un pedacito de costal, pasaban estambre y formaban un diseño. Continuábamos con juegos… hasta la hora de la cena y

(El abuelo Felipe, preparando los leños para la fogata)

después era el “TA PER NDAL” .... la fogata de la sabiduria, con un papá invitado, o película.
Las concursantes y sus peinadoras
El penúltimo día organizamos un concurso de peinado para las niñas y de construcción con barro para los niños. Los sacerdotes fueron los jueces y la decisión fue difícil pues había buenos trabajos. Fue una experiencia formidable para todos!

Nuestros futuros arquitectos e ingenieros

Disfrutábamos de verlos disfrutar, desarrollarse, aprender, crecer, cambiar… en las noches ya que los acostábamos, volvíamos a casa “muertas” … pero eso si, CONTENTAS! y agradecidas con Dios por darnos esta oportunidad de acompañarlos y conocerlos! Comentábamos la transformación que veíamos en los niños,
(imposible hacerme trenzas!)
nos reíamos de sus ocurrencias y
Maritza y sus antenas
soñábamos con ellos en repetir la experiencia el próximo verano. Nos sorprendimos con la reacción tuvieron cuando les explicamos que probablemente el proyecto no nos volvería a dar dinero para realizar el camp-escuela el verano próximo… ellos con apuro y decisión dijeron que estaban dispuestos a trabajar y ahorrar para hacerlo! En realidad el proyecto “Lucha contra el SIDA” dio una cantidad de dinero para inscribirlos en la escuela y comprarles el uniforme… pero como en Mbikou, (este año será obligatorio) no se llevaba uniforme a la escuela, el dinero se guardó y se utilizó para esta ocasión. Hay rumores que este será el último año de este proyecto de UNICEF … aun no sabemos… Dios nos mostrará el camino por donde debamos continuar. Maritza dio el informe de lo que se realizó y gastó, y solicitó el apoyo para la inscripción, cuadernos y uniforme para este nuevo año escolar 09-10 y para el camp-escuela del próximo verano.

Mientras tanto los 40 niños siguen viniendo tres días a la semana, dos horas para continuar su curso de nivelación en lenguaje y matemáticas y para terminar su mochila… ya faltan poquitos y los grandes han ayudado a los pequeños a terminar… a sido una experiencia de solidaridad y ayuda. Este miércoles 30 de septiembre se clausuran las actividades de verano y se abre el nuevo año escolar. Además de conocerlos mejor y de detectar algunas de las dificultades que tiene para adaptarse o para superar la perdida de sus padres, aprendimos mucho de sus calidades personales y de los valores que les inculcaron en familia. Creemos que para ellos también fue una buena experiencia no solo porque crecieron sino porque se descubrieron amados por Dios a través de todos los que los rodeamos!

Seamos Providencia de Dios para los demâs!

Paula =)
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos