miércoles, 24 de marzo de 2010

VIA CRUCIS VIVIENTE

En cuaresma es tradicional meditar el viacrucis, ayudados por una representación “teatral”, imágenes de las estaciones o con escenas y noticias de los crucificados del mundo actual. En nuestra parroquia de Mbikou, hacer una representación en lugar de ayudar a la meditación de la pasión de Cristo causaría risa y proponerles meditar en las desgracias de otras partes del mundo sería “aburrido” porque no comprenderían -neje le “Nasarje”- dirían:, (cosas de blancos)... es la realidad de pobreza,ignorancia y el arraigo a su tradición que les impide ampliar horizontes y concebir situaciones de un mundo que saben que existe pero del cual no tienen suficientes referencias e información...
Entonces, en que consiste nuestro viacrucis viviente? Ah! Nuestro viacrucis comienza entre las 4:30 y las 5:00pm, los primeros en llegar son como siempre los niños que venciendo los 40 o mas grados de temperatura se entretienen buscando entre los arboles de mango un fruto para aplazar el hambre antes de comenzar a caminar. Los adultos son los que muestran las imágenes pintadas un poco raras por un parroquiano, lo interesante es que ellos identifican los personajes y reconocen a Jesús… “Ala”, Dios en su lengua influenciada por el árabe. Las estaciones se las reparten diferentes lectores entre ellos los alumnos de la escuela parroquial de alfabetización que ensayan tartamudeando el Ngambay; en ese momento los niños siguen jugando, se bañan de tierra otros descansan sentaditos en la tumba (de un catequista que está dentro de la parroquia), otros salen en medio de la muchedumbre con una tranquilidad envidiable “pour aller piser”, (ir hacer pipi) luego regresan buscando su lugar, abriéndose camino hasta llegar adelante lo mas cerca posible de la cruz. Detrás de los niños están las viudas del pueblo, podríamos decir “las verónicas” o las “mujeres de Jerusalem” quienes identificadas con el dolor de María cantan con fervor mientras caminan. De repente, se oye un celular, no habrà suficiente comida, pero el celular no falta… da categoría!... es el celular de la vendedora de cerveza tradicional que desde enero pasado se convirtió en alfabetizadora de la parroquia y este año se va a confirmar...termina la llamada justo en la estación de la crucifixión. Se lée el pasaje correspondiente y automaticamente todo mundo se arrodilla en la arena aún caliente y un gran silencio se impone... cosa curiosa porque en sus funerales cantan con sus tamtams hasta la madrugada...pero en el vía crucis los Ngambay reconocen la muerte de alguien muy importante y han aprendido que en la Iglesia Catolica el respeto se muestra con el silencio... En medio del gentío se encuentran también los discapacitados, en la arena distinguimos las diferentes huellas que van dejando sus muletas y sus pies descalzos… apenas podrán caminar y cuando se arrodillan hacen toda una serie de maniobras… logrando así unirse a la muerte de su Señor. Nunca falta los “cirineos” alguna mujer que ayuda a cargar a otra su hijo, o algún señor que ordena a los niños. Entre las otras categorías de personas encontramos los tomadores, que este día están sobrios y serios, los polígamos creyentes, los animistas simpatizantes, algunos protestantes curiosos y los musulmanes que pasando, nos miran extrañados, permaneciendo un momento a distancia, intentando comprender que nos pasa y que son esas imágenes. Martha, Paula y yo permanecemos detrás, captando los detalles de este camino y de sus protagonistas, a veces nos hacemos señas con los ojos...para remarcar una situación o a alguien... esta vez coincidimos y fijamos la mirada en “Clodine” la huerfanita de 5 años quien perdio a su mamá el año pasado y ahora vive con su abuela Chantal, nuestra amiga del labio leporino, llena de achaques conservando su buen humor y sacando fuerzas para sostenerse transportando con su “pus-pus” los costales de sorgo, cacahuate y otros al mercado. Clodine también nos ve, sonrie y comienza a hacer gestos discretos para llamar nuestra atención, y digo a las hermanas: “Claudine ya salió de su depresión”. Antes sólo quería estar en los brazos de la abuela, e imposible de arrancarle una sonrisa. Así llegamos a la Iglesia para la oración final... entra la chiquillera que toma su lugar “hasta adelante”, corriendo y gritando pero guarda silencio a la orden del catequista... continuan en meditaciôn, esperando la fôrmula “awje ngay ndiguidje na”, que cierra el acto y envía al mundo... entonces estalla otra vez la gritería, los adultos comienzan a salir lentamente, las viudas y los niños nos saludan y “Au revoir”... hasta la próxima semana. En el momento de la cena, las tres comentamos y nos volvemos a reír, a conmover, a admirar de lo contemplado en el viacrucis. Antes de dormir, las rostros de las personas y sus increíbles sonrisas vienen a mi mente…. Confirmo que presenciamos y celebramos un viacrucis viviente en una cultura y una lengua que aun no comprendemos, pero donde Dios se nos revela y nos llama a encontrar y acompañar a Jesús que vive y muere... donde escuchamos cada día que nos dice: “Mirad que hago un mundo nuevo” Ap 21,5. Así con los ojos amorosos de la fe, somos testigos de la resurrección del niño, del hombre, de la mujer… de este pueblo que espera un mañana mejor.
Hasta pronto, que Dios te bendiga, FELICES PASCUAS DE RESURRECCION!
Maritza.
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos