jueves, 13 de diciembre de 2007

SE ME FUE EL AVION

Lleguê hace 20 dîas al Chad … y apenas siento que realmente aterricê y asimilê lo que sucediô desde que salî de casa.
Antes de continuar, quiero disculparme ya que los siguientes artîculos no estarân debidamente “acentuados”, la computadora a disposiciôn no me lo permite, el internet no funciona muy bien... a duras penas logro abrir el blog para publicar los artîculos.

Tambiên AGRADECER LOS COMENTARIOS recibidos vîa mail y los publicados por los visitantes, MIL GRACIAS por sus palabras de ânimo y oraciones, gracias por las invitaciones a otros blogs, la verdad es difîcil entrar a internet y permanecer en el ciberespacio... pero bueno,... seguiremos mientras se pueda, compartiendo parte de nuestra vida desde este rinconcito del mundo.
Ya otros misioneros se estân preparando para escribir... espero "encuentren" el tiempo y cumplan su palabra.

Seguimos con el viaje de regreso al Chad:de Monterrey volê a Mêxico, despuês a Parîs (11 horas de vuelo!) y.... en parte por distracciôn y cansancio... en parte por cambios de horarios, literalmente: se me fue el aviôn de Ndjamena (Capital del Chad), gracias a Dios contactê una amiga, que me recibiô generosamente en su casa hasta el siguiente vuelo que seria en dos días.

Así...caminando por el aeropuerto de Parîs, encontrê, entre tiendas y propuestas turîsticas, un sitio interesante: una especie de vitrina que encerraba 4 cubîculos color blanco, cada uno con su respectiva puerta, en la parte alta de la entrada, se leîa en francês:  Espacio de Oraciôn.

Me acerquê con curiosidad, el vidrio se recorriô automaticamente...pensê que no habîa nadie adentro, pero oî murmullos, caminê hacia ellos, salîan de uno de los cubîculos que tenîa la puerta entreabierta;.. al llegar encontrê zapatos dispuestos ordenadamente fuera de una zona de alfombra... hice un “stop seco”: MUSULMANES, descubrî en la puerta escritura àrabe y me alejê discretamente a la siguiente puerta que tenîa la estrella de David: JUDIOS, me dije; avancê a la siguiente, no habîa nada... BUDISTAS? ... finalmente en la ûltima puerta vi una CRUZ... y me dije: YO SOY DE AQUI.

Encontrê un pequeño altar con biblia, misales y unas hojas donde los viajeros escribîan sus plegarias en diferentes idiomas; tomê asiento en una de las cuatro sillas que llenaban el espacio y recogî delante de mi Señor la mezcla de sentires entre la impotencia y la soledad.

Me empecê a reir de mi misma y a recuperar la confianza en Dios con la certeza de que todo sucede por “algo”. Despuês caî a la cuenta del lugar en el que estaba y lo que significaba... la paz llegô dulcemente ... diferentes religiones bajo el mismo techo, cada uno con su espacio y sus elementos, sus signos y significados, podîamos cohabitar sin dañarnos, sin imponernos nada, dando Gloria a nuestro Dios.

Recordê lo que dijo la enfermera de la quimioterapia de mi mamâ cuando me despedî de ella y se sorprendió al saber que mi hermano Juan era pastor evângelico y yo “monja”: -....BUENO, AL FINAL TODOS MIRAMOS HACIA EL MISMO SITIO CUANDO LLEGA LA NECESIDAD...– y con su dedo gordo señalô al cielo con gesto de complicidad y cerrando un ojo.

Breve filosofia de Unidad interreligiosa. Recê una decena de mi rosario misionero acompañada de murmullos musulmanes, me despedî de ese espacio sagrado y tomê un taxi.. Encontrê a mi amiga enferma, me dio gusto haber convivido 2 dîas con ella: una dama mayor, francesa, de La Martinica, vive sola.

Estabamos a 3°C y yo en ropa de verano! pues en Chad la temperatura era de 35°C y para el aeropuerto, con un sueter ligero basta.

Ya en la noche, agradecida y descansando al abrigo de la caridad, “acurrucada” disfrutando del calor de la cama, reconocî la oportunidad de Dios para rencontrarme “a escala” con uno de los sueños de la humanidad: la unidad y el respeto en la diversidad; ademâs disfrutar de la providencia y ternura de Dios en la presencia de esta dama amiga.

Puede que a veces perder el aviôn... no sea tan malo. 

Paula :)
Publicar un comentario

MISION EN EL CHAD (presentado en la celebraciôn Jubilar de las HPSSC)

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS

AUMENTAR SIN TERMINO EL NUMERO DE LOS AMIGOS DE DIOS
Evangelizar Africa con los africanos